Opinión

OPINIÓN

Cara a Cara

Escucha esta nota aquí

La delgada línea roja. La pandemia, además de todo lo que trajo, se llevó a ministros de salud en decenas de países por diversos motivos, que al fin y al cabo confluían en actos irregulares. Ahora, quien se lleva ministros son las vacunas, pero por la mala administración de las mismas. Argentina, Perú, Ecuador, Brasil, España y Estados Unidos han sufrido el problema. Unos más que otros. Esta mala administración, el “adelantarse en la fila” para vacunarse, es un delito, porque con la vacuna no se jode. En Bolivia estaremos atentos para que se cumplan los protocolos y los turnos, para que sea en orden y como deba ser, sin vivezas criollas ni delitos, porque el control social estará más despierto que nunca y porque, además, ha costado vidas este atroz sufrimiento y no merecemos cruzar esa línea para obtener la ansiada inmunidad.

Golpes bajos. El foro de candidatos a la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra realizado por la Manzana I resultó un espejo abominable. No solo porque deforman y divulgan, como decía Borges, sino porque nos devuelven, en este caso una imagen que asombra, asusta y avergüenza. Así como cuando la verdad duele y no hay excusas para evitarlo, ni maquillaje que la disimule. Entre ausencias y semipresencias y la valorable actitud de alguno que intentó poner su empeño de reconocimiento a la importancia del sector, fue brutal la ignorancia demostrada por la mayoría, pero no solo sobre el tema, sino sobre la importancia y la trascendencia del sector, que trasciende el arte, porque la cultura nos atraviesa a todos. La osadía obscena de algunos candidatos y la falta de humildad de otros, nos dejaron un sabor amargo. Así fue, pocas propuestas y casi nada de sensibilidad ante el desarrollo humano, ante una ciudad que no se merece tanta pobreza, sobre todo habiendo tanta riqueza por reconocer y cosechar.

Comentarios