Edición Impresa

Cara a cara

Monica Salvatierra 1/3/2021 10:34

Escucha esta nota aquí


- Cierran el cerco a Manfred Reyes Villa. Si no lo inhabilitan por deudas, pueden inhabilitarlo por haber votado en Tiquipaya y no en Cochabamba. Es como una pieza de relojería, con fallos judiciales adecuados y oportunos para lograr el propósito de que no siga en la carrera. Pero el relojero no puede controlar la voluntad del soberano. La descalificación del adversario no garantiza que el candidato que quiere ser favorecido con las maniobras tenga el respaldo popular que necesita. Ese es el punto débil, el que nunca ha podido controlar el afán de poder total.

- Quedan tres días de campaña oficial antes de las elecciones subnacionales y ya desde antes abunda la descalificación del adversario y sale lo peor. Como elector, es importante detenerse y mirar con cierto grado de objetividad, porque lo que los aspirantes a gobernantes hacen ahora muestra lo que son capaces de hacer en el poder. La guerra sucia y el chantaje, más que ser una estrategia torpe para ganar votos perjudicando al contrincante, es una falta de respeto al ciudadano. Y lo peor es normalizar y mirar a un costado cuando hay cosas que son intolerables.

- Un grupo grande de pobladores de Santa Ana de Yacuma atacó a una patrulla de policías que trasladaba a presuntos narcotraficantes. La turba acosó a los uniformados hasta que los detenidos huyeron del lugar. La noticia es altamente preocupante porque muestra cómo avanzan los tentáculos del crimen organizado. El ministro de Gobierno no ha dicho nada al respecto y es su obligación no solo decir, sino tomar medidas para evitar que esas conductas se repitan.



Comentarios