Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 2/3/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_El Gobierno restringe la exportación de productos no tradicionales, les pone cuotas y trámites burocráticos para acceder a ellas. El argumento es que se debe garantizar el abastecimiento en el mercado interno. Mientras tanto, el país desaprovecha precios altos de estos productos a escala internacional. 

Si la consigna del Gobierno fuera únicamente por el interés nacional, se podría pensar en otra lógica: exigir que los productores abastezcan al mercado interno y exporten, sin necesidad de tanta traba. En un momento de declinación de los campos de gas, de crisis de la minería, un verdadero afán por recuperar la economía, debería hacer que el Estado incentive a todos los sectores. Al final, los asuntos políticos no generan más ingresos a las desabastecidas arcas nacionales.

 _El negocio gastronómico pide auxilio, como lo hacen muchos empresarios y empleados de otros sectores de la economía. De acuerdo con declaraciones de sus actores, la crisis por el Covid-19 ha provocado el despido de la mitad de los trabajadores. La conclusión es que se está deteriorando el empleo, porque hubo y hay reducción de personal y de salarios. Es imperioso que el Gobierno ayude a fortalecer el sector privado para que genere fuentes de trabajo de calidad porque el comercio informal ayuda a subsistir y, si bien enriquece a unos pocos, deja en condiciones precarias a los obreros que se ven obligados a trabajar en este sector. La crisis exige medidas concretas y prácticas urgentes.



Comentarios