Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 3/3/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_El país vivió ayer una jornada trágica. En las primeras horas, un bus con 45 pasajeros a bordo que viajaba entre Cochabamba e Ivirgarzama, se precipitó a un profundo barranco. Los primeros informes indican que 21 personas perdieron la vida y un número mayor sufrió heridas de consideración. Una probable causa del accidente es atribuida a la densa neblina que redujo la visibilidad del conductor. Otra tragedia se registró en la Universidad Pública de El Alto (UPEA) donde fallecieron al menos siete estudiantes y varios más quedaron heridos al precipitarse desde el cuarto piso donde se realizaba una asamblea que derivó en un altercado sobre el atestado pasillo del edificio. La presión de la muchedumbre hizo que cediera la baranda metálica y los universitarios cayeran al vacío. Estremecedoras imágenes de lo ocurrido circularon poco después en las redes sociales. Duele la muerte de bolivianos en tales circunstancias.

_No hace mucho, Evo Morales dijo a una agencia de noticias que estaba ‘fregadito’ económicamente y usaba vehículos prestados para sus desplazamientos. En la recta final de la campaña para elegir a gobernadores y munícipes el 7M, Morales intensificó sus idas y venidas por el país para acompañar a sus candidatos poco favorecidos en encuestas previas. Un jet ejecutivo y un helicóptero le permitieron llegar en doce días a nueve destinos en cinco departamentos. Ante la falta de información, se deduce que los ‘amigos’ del ex-jefazo, arcas y bolsillos del ‘instrumento político’ abonaron el alquiler de las costosas naves.

Comentarios