Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 18/3/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_La posverdad es una distorsión deliberada de una realidad con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales, según la definición del Diccionario de la Real Academia Española. A esa figura se ajusta el relato que se le cuenta a los bolivianos en este momento. El Gobierno, el Ministerio Público y la dirigencia del MAS aseguran hoy que hubo golpe de Estado contra Evo Morales y se arma un proceso judicial con ese argumento. Sin embargo, en mayo de 2020, cuando Luis Arce era candidato a la Presidencia, respondió que Jeanine Áñez era “presidenta transitoria constitucional” en el programa de TV No Mentirás. El 8 de octubre de 2020, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, brindó un informe oral ante la comisión de Constitución de la Asamblea Legislativa y reconoció la constitucionalidad del Gobierno de Jeanine Áñez.

_Luis Arce es cabeza del Gobierno que acusa; Juan Lanchipa es cabeza del Ministerio Público, cuyos fiscales llevan adelante el proceso contra la expresidenta, sus exministros y militares por el caso de supuesto golpe de Estado. En tiempos de tecnologías de la información, nada puede quedar en el olvido, ni siquiera las declaraciones mencionadas que muestran cómo se distorsionan los hechos, según la conveniencia del momento de quienes ostentan el poder de acusar. Hay que recordar que después de la renuncia de Evo Morales y su abandono de Bolivia, hubo un vacío de poder que estaba desencadenando violencia y luto en el país; que desde las calles habían llamados a la “guerra civil”. Esa es la otra parte de la que no hablan quienes dicen que hubo golpe de Estado.



Comentarios