OpiniónOPINIÓN

CARA A CARA

27 de marzo de 2021, 10:04 AM
27 de marzo de 2021, 10:04 AM

El foco del mundo puesto en Brasil. Nuestro vecino registró ayer otro récord de muertos por Covid-19. Oficialmente se conoció que más de 84.000 personas se contagiaron en 24 horas y que fallecieron 3.650 por coronavirus en la misma cantidad de tiempo. Hoy Brasil registra 307.000 muertos por el Covid-19, pero otros informes registran números más altos. El descontrol es producto, entre otras cosas, de la cepa amazónica o también llamada P.1 que ya llegó a Bolivia según reconocieron autoridades de salud. Varias plantas automotrices y empresas multinacionales pararon por, al menos 10 días, su producción debido a los contagios casi masivos de la nueva cepa. Si bien el país continental tiene la capacidad de vacunar a un millón de personas por día, solo hoy hasta lo han hecho no más del 8% de la población. Científicos estiman que este ritmo de contagios seguirá durante el mes de abril.


El uso del dióxido de cloro, a pesar de que algunas autoridades en Bolivia lo avalaron en plena pandemia para su uso, representa un riesgo para la salud de las personas. La comunidad científica lo ha afirmado hace al menos una decena de años y muchos países lo prohibieron. Hace unas horas la facultad de Medicina, Enfermería, Nutrición y Tecnología Médica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) determinó objetar la conferencia de Andreas Kalcker en sus instalaciones, quien promueve su uso como un beneficio a la salud humana. En pandemia y con la vacunación contra el Covid-19 en pleno auge, es ciencia ficción que sigan existiendo personajes queriendo vender humo tóxico a cambio de intereses y un puñado de desprevenidos seguidores.

Tags