Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 1/4/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Amedrentar a los periodistas. Ese parece ser el objetivo de ciertas autoridades que publican nombres y hablan de contratos de periodistas con el Estado, como si trabajar o dar un servicio de comunicación fuera un gran delito. No es de ahora que circulan “listas negras” de reporteros en las que figuran los que incomodan al poder. Incluso se ha puesto epítetos para tachar a la prensa libre, como “cártel de la mentira”, entre otros. El objetivo es amenazar, descalificar a la prensa como árbitro independiente. Para ello no ahorran en ‘guerreros digitales’ y colaboradores afines (entre ellos periodistas que comprometen su pensamiento) que se prestan para multiplicar esa manipulación. Pretenden un linchamiento público a través de las redes sociales. Se miran el ombligo, creyendo que les funciona.

_De cada 100 casos confirmados de Covid-19 en el país, 35 corresponden a Santa Cruz. Es la región más golpeada por la pandemia, pero curiosamente no ha recibido vacunas en proporción. Los servicios de salud siguen haciendo sus mayores esfuerzos por atender la avalancha de casos, aun cuando el martes hubo el riesgo de que se cierre el recientemente inaugurado hospital de Montero, que se mantiene abierto gracias a la presión de la sociedad civil y los esfuerzos extraordinarios del Sedes. Ahora se conoce que los pacientes graves de la frontera con Brasil, en Beni, van a ser derivados en primera instancia a Santa Cruz, en una lógica incomprensible. Por un lado, se discrimina a la región en la dotación de condiciones de atención del coronavirus y por otro lado se le mete mayor presión a su sistema hospitalario. ¿Qué dicen el gobernador y los alcaldes?



Comentarios