Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 29/4/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Vivimos en una sociedad trituradora e insensible. La tragedia que involucra a dos jóvenes que cayeron al vacío del piso 12 de un edificio desnudó la crueldad que puede ser posible, tanto desde los medios como desde las mismas individualidades que no dudaron en compartir imágenes duras. No es solo eso. En este y en otros casos hay juicios apresurados e implacables. Es la lógica del blanco y negro. Los que más critican lo hacen desde un pedestal, creyéndose perfectos y dueños de la verdad. Estos hechos tan dolorosos que han golpeado a Santa Cruz y a Bolivia no han permitido una reflexión colectiva acerca de por qué estamos como estamos. Por qué la violencia reina en los diálogos de redes sociales. Qué enfermedad colectiva hay que no permite aprender de los dolorosos episodios que deja la convivencia social. Ojalá estos hechos sirvieran para vernos y preguntarnos cómo aportamos a la agresividad diaria, y buscar mecanismos para corregir primero en nosotros, en el hogar y después en el entorno inmediato lo que no está bien. Quien mira de palco y no reflexiona, está condenado a repetir la experiencia.

_Salvador Romero se va del TSE. Al marcharse denuncia que hubo amenazas y hostigamiento de todos los frentes; que los movimientos sociales corporativos hostigaron al Órgano Electoral. Indudablemente fue un proceso duro para el TSE y quizás por eso se necesitaba mayor determinación en momentos cruciales. El espacio que deja es el del vocal designado por el presidente. Ya veremos quién llegará en su lugar y ojalá que la prepotencia de un partido no le gane al respeto a la democracia que tanto le cuesta a Bolivia.



Comentarios