Opinión

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 2/5/2021 10:20

Escucha esta nota aquí

 Después de tres lustros se ha cerrado el ciclo de dos figuras esenciales y emblemáticas en el ejercicio del poder y de la administración municipal y departamental en la ciudad capital y la región más extensas e influyentes del país. Percy Fernández Áñez y Rubén Costas Aguilera, hijos orgullosos y querendones de estas llanuras grigotanas, le pusieron su sello particular a las gestiones prolongadas y complejas que les tocó desempeñar y que de ambos demandó, ni duda cabe, su mayor esfuerzo, entrega y capacidad. Es posible coincidir con el criterio casi generalizado de que, aún con sus luces y sombras, aciertos y desaciertos propios de la falible naturaleza humana, habrá siempre un antes y un después de Fernández y Costas en Santa Cruz y en cuya historia ambos se ganaron, a pulso, un sitial indiscutible.

Desde el lunes 3 de mayo, la posta dejada por Percy y Rubén la llevarán por los próximos cinco años Luis Fernando Camacho y Jhonny Fernández, el primero estrenándose en la Gobernación y el segundo con una nueva oportunidad y mayor experiencia en la Alcaldía Municipal, a las que accedieron con el voto ciudadano en las elecciones del 7M. Es enorme el reto para ambos con muchos problemas que resolver en medio de la fuerte caída de ingresos y el embate del Covid-19 en una extendida emergencia sanitaria. Dejando a un lado la confrontación y por encima de diferencias ideológicas, en esta crítica coyuntura será clave la coordinación entre los tres niveles de gobierno anteponiendo la gestión en beneficio único de los intereses y las necesidades de la gente.


Comentarios