Edición Impresa

cara a cara

Pedro Rivero Jordán 7/5/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Como antes lo sufrieron otras, la delegación del club brasileño Ceará que llegó a Bolivia para disputar un encuentro con Bolívar en La Paz por la Copa Sudamericana, también se quejó de los malos tratos recibidos al hacer escala en el aeropuerto internacional de Viru Viru por inescrupulosos funcionarios de Aduana que, como aves de rapiña, han anidado y revolotean en la principal terminal aérea del país. La protesta de los visitantes se agrega a la de numerosos pasajeros que son sometidos a rigurosos y abusivos controles sobre los que la administración aduanera se ha referido esgrimiendo argumentos que no convencen y, por el contrario, justifican que los aduaneros, a pesar de los scanners, metan mano y revuelvan los equipajes de sus sorprendidos y molestos propietarios.

_ Por si fuera poco, Viru Viru tiene un acceso impresentable que desdibuja su categoría e imagen como aeropuerto internacional que está bajo jurisdicción del municipio de Warnes. Un largo y estrecho tramo que por las noches permanece en tinieblas y con una mala señalización, es el que deben recorrer los viajeros en su traslado desde la capital cruceña. Urge que las autoridades warneñas, los administradores del aeropuerto y cuantos tengan que ver en el asunto, se ocupen de subsanar cuanto antes tan serias deficiencias. Más aún si en base a un plan ambicioso y una inversión millonaria se pretende convertir Viru Viru en un ‘Hub’, tomando en cuenta su estratégica ubicación en el continente como centro de conexión y distribución de vuelos para el transporte de pasajeros y de carga.

Comentarios