Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 10/5/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Tras 28 años como periodista, veo este 10 de mayo como altamente desafiante. Ni duda cabe que la pandemia ha golpeado con dureza a los medios de comunicación, pero también ha abierto puertas para seguir aportando valor a la sociedad, a través de información confiable, creíble y comprometida con el bien común. Ahora, como siempre, los poderes intentan acallar las voces y esto no solo pasa en Bolivia, sino en todo el mundo. Cuando la unidad de investigación de The Economist plantea que hay un deterioro de la democracia global, uno de los indicadores es que los gobiernos andan buscando cómo ponerle cortapisas a la libertad de prensa. Pero este 10 de mayo, Día del Periodista boliviano, debe hallarnos con la pasión encendida y con la convicción de que somos buscadores de la verdad.

_¡Cuán importante es la autocrítica para avanzar! Saber mirar las propias debilidades y errores es la garantía de que podemos corregir y mejorar. A diferencia de lo que muchos piensan, ese mirarse a uno mismo con virtudes y defectos, no es una señal de debilidad, sino de humanidad. Esa capacidad autocrítica le falta al Gobierno del Movimiento Al Socialismo. No la tuvo Evo Morales y no la tiene Luis Arce. El actual presidente cumplió 6 meses en el poder y se comparó sin parar con su antecesora, Jeanine Áñez, a quien identifica como la causante de todos los males nacionales. Un poco de humildad y de apertura para incorporar a todos a la perspectiva de Bolivia serían muy valiosas para atravesar el pantano de la crisis sanitaria, social, económica y política por la que atravesamos.



Comentarios