Edición Impresa

cara a cara

Monica Salvatierra 3/6/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Triste es constatar que aún puede ser peor. A la espera, aún incierta, de los que recibieron la vacuna Sputnik V respecto a cuándo recibirán la segunda dosis, se suma ahora la inquietud de los que recibieron la vacuna AstraZeneca porque no se sabe cuándo se podrá tener en el país la segunda aplicación. Entre ambas marcas de biológicos suman más de 800.000 personas inmunizadas. Los fabricantes del producto ruso dicen que se puede esperar tres meses antes de la segunda dosis, mientras que en el caso del producto de Oxford puede aplicarse hasta 4 meses después de la primera. Lo que inquieta es que el Gobierno nacional (que ha decidido ser el único proveedor de los biológicos) no da certidumbre a la población.

_Suman las voces que piden liberar la importación de vacunas. El Gobierno dice que los privados y los gobiernos subnacionales pueden hacerlo, pero la realidad es que la burocracia bloquea las iniciativas. No obstante, el costo político de este momento oscuro para el país: con pocas vacunas, sin suficientes pruebas para detectar covid, con escasez de oxígeno y con el 100% de las terapias intensivas ocupado son ingredientes que pueden configurar un escenario adverso y de duras críticas a la gestión de Luis Arce. 

Él dice siempre que ganó con el 55% de votos, pero para mantener ese caudal hace falta tener una gestión en sintonía con las necesidades de la población y, sobre todo, tener capacidad de aunar esfuerzos para resolver problemas. Mientras prevalezcan los sesgos políticos, será complicado.



Comentarios