Edición Impresa

Cara a cara

Monica Salvatierra 8/6/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Ubaldo caminó y dejó huella. Su sonrisa valiente y desafiante del statu quo queda como un valioso legado para el arte cruceño. Sus manos abrieron puertas que permanecerán de par en par para seguir avanzando. Existencias así valen la pena, porque son un honrar la vida con el ejemplo, con el entusiasmo, la autoexigencia y la esperanza de que un mundo mejor es posible. ¡Gracias por tanto!

_Comenzó la que las autoridades de salud creen que será la semana más crítica de esta tercera ola de covid. Llega en medio de la pobreza de vacunas, de camas y de medicamentos. Ya se veía venir y nadie puede argumentar que no lo sabía. ¿Continuará la indisciplina ciudadana a pesar de que el cuidado individual y familiar es lo único que puede salvarnos frente a tantas carencias externas?

_La mala costumbre de “matar al mensajero viene de la antigua Grecia. Ocurre cuando a alguien no le gusta una noticia y opta por descalificar a quien la lleva, en lugar de profundizar sobre su origen. En estos tiempos es frecuente que los poderosos de turno culpen a los mensajeros (generalmente periodistas) por aquello que no les gusta. Ha pasado el domingo en Perú, cuando los seguidores del candidato Pedro Castillo decían: “Prensa vendida” y hasta lanzaban monedas al suelo ofendiendo a los reporteros que aguardaban los resultados oficiales de las elecciones presidenciales. ¿Por qué? Porque los datos de la encuesta en boca de urna favorecían a la candidata adversaria, Keiko Fujimori. Por estos lares han sido afectos a crear etiquetas como “cártel de la mentira”, entre otros. Es la intolerancia del poder.

Comentarios