Edición Impresa

Cara a cara

Monica Salvatierra 10/6/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_La intolerancia y la fuerza bruta reemplazaron el martes al debate racional y cargado de argumentos. Nadie puede declararse víctima, ni el ministro que hizo generalizaciones y duras acusaciones que no demostró, en una actitud provocadora, ni los diputados del MAS que usaron las manos para detener el reclamo del senador Henry Montero, ni este último que terminó cautivo de la bronca cuando se enredó en la pelea. Pero no se trata de un caso aislado. Con matices, a diario pasa lo mismo en un país polarizado, donde nadie intenta ponerse en el lugar del que piensa diferente y, por el contrario, va reforzando la carga de epítetos contra el otro. Lo de la Asamblea Legislativa fue la erupción de un volcán que está latente. Entretanto, nadie trabaja en la reconciliación que tanto se necesita.

_¡Qué solos que están los artistas! La situación de David Santalla, afectado por el cáncer y urgido de recursos para las quimioterapias; de Jaime Junaro, que murió afectado por la diabetes o del entrañable Ubaldo Nállar, a quien nos lo robó el covid-19, reflejan la imperiosa necesidad de que el Estado brinde seguro a nuestros poetas, cantantes, artistas plásticos y todos los que aportan con su talento y creatividad. Es lo menos que se merecen.

_Más de 15 reses huyeron del camión que las transportaba al matadero. La escena es increíble en pleno siglo XXI. Se llegó a ver incluso a una vaca paseando por plena plaza 24 de Septiembre. Sería una anécdota si no hubiera dejado personas heridas. No es la primera vez que pasa, lo que demanda que el transporte de estos animales tenga una mejor regulación y control

Comentarios