Opinión

CARA A CARA

3 de julio de 2021, 8:09 AM
3 de julio de 2021, 8:09 AM

Después del anuncio de la compra de 6 millones de vacunas Sinopharm, el Gobierno decidió poner toda la carne al asador. Con el contrato en la mano quiere, en dos meses, inocular a la mayoría de los bolivianos con una apuesta pretenciosa. 100.000 vacunados por día, incluyendo sábados y domingos sumaría 3 millones en julio y 3 millones de pinchazos en agosto. La pelota rueda ahora en la cancha de la capacidad de hacerlo posible. Al galope y con el tren en marcha las sedes departamentales sacaron del almacén las segundas dosis para transformarlas en primeras y las filas de brazos se transformaron en jóvenes de poco más de 18 años. La incredulidad sigue pestañeando en las generaciones mayores que parece instalarse en elegir marcas y otras excusas para no vacunarse. Si comienzan a llegar los millones de dosis prometidas el fin de la pesadilla pareciera estar más cerca de lo soñado.


En forma paralela se disputan dos torneos de fútbol que atraen a la afición a millones en el mundo. En instancias finales el pasillo hacia el triunfo se afina y el brillo de la copa se refleja en una estela de ilusión. Ayer en Europa y con público presente pasaron España e Italia y hoy otros dos comenzarán a soñar por la gloria. En Sudamérica, sin público y con el terreno de juego en pésimas condiciones, las selecciones de Perú y Brasil abrazaron el triunfo y ahora sueñan con jugar semifinales. Hoy continúa una jornada apasionante para seguir la fiesta. Si en ambos torneos existen diferencias no importa, la pasión es una sola y no es poca cosa poder disfrutarlos.


Tags