Opinión

OPINIÓN

Cara a cara

Escucha esta nota aquí

Ayer fue récord de vacunación en Santa Cruz. 32.731 personas, la cifra más alta en un día y es para aplaudir de pie. La toma de conciencia de la ansiada y necesaria inmunidad colectiva se logra a través de la vacunación es un hecho y sobre todo en los más jóvenes. Ayer Santa Cruz llegó al millón de dosis aplicadas (1.006.249) de acuerdo a lo anunciado por el secretario de Salud y Desarrollo Humano de la Gobernación. Según el Sedes se aplicaron 771.326 primeras vacunas y 243.229 segundas dosis, es decir un 36% de la población con la primera y al 11% de la segunda. Acaban de llegar 500.000 vacunas Sinopharm y varias toneladas de material médico a Bolivia. También se conoció que llegará un nuevo lote de Pfizer-BioNTech mediante el sistema Covax. En las próximas semanas analizarán aplicar la vacuna a menores de edad.

"Están matando gente", dijo el presidente de Estados Unidos Joe Biden al ser consultado sobre cuál era su mensaje a grupos como Facebook en relación a la circulación de información falsa sobre el virus. Otro colaborador dijo que la desinformación cuesta vidas. Vemos cómo las fake news ganan terreno en las redes y otros medios. Hay que ser muy ‘tiluchi’ para no tragarse el cuento y tener cierta formación para evitarlo, aunque es difícil salvarse de ellas. Un punto de partida es revisar de donde provienen las noticias falsas, cuáles son sus intenciones, a quienes van dirigidas y con qué propósito. Hace varias décadas en La Peste, Albert Camus decía: La peor epidemia no es biológica, sino moral. Reflexión tan profunda como vigente. A la que un catalán les puso música a unos versos con el mismo sentido en Los macarras de la moral. Esta semana que se extingue hubieron hechos en Bolivia y en el vecindario mundo tan serios y graves como los desopilantes operativos montados detrás de ellos y de los que se escriben relatos grotescos insultando la inteligencia de muchos.

Comentarios