Edición Impresa

Cara a cara

Monica Salvatierra 21/9/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_“Nos mantenemos firmes con nuestras banderas, pero no respondemos (ante provocaciones)”, decía uno de los integrantes de la Marcha Indígena, mientras todos caminaban a paso firme hacia San Julián. Ellos habían decidido permanecer hasta la madrugada de hoy en una comunidad, pero el director de la escuela donde se quedaban cerró las aulas, cortó el agua y la energía. 

A pesar de eso, o quizás por ello, siguieron su caminata y se encontraron con rostros sonrientes y solidarios en San Julián (supuesto bastión del MAS), que no quedó indiferente al ver el sacrificio de mujeres, niños y hombres que solo piden que se respete su territorio y su cultura. Allí les dieron agua y les sonrieron. Son muestras que permiten creer en el ser humano más allá de las consignas políticas, que son tan efímeras y dañinas.

_ Ahí mismo, en San Julián, estuvo el presidente Luis Arce por la mañana. Fue a inaugurar una avenida. El mandatario, que a los indígenas afines al Gobierno les dice que “no están solos”, estuvo a dos kilómetros de la Marcha Indígena, no los mencionó en su discurso y tampoco fue para conocer sus necesidades y razones para movilizarse.

_Hoy es el Día del Médico. Los galenos dicen que no tienen muchas razones para celebrar. A pesar de sus bajas en la guerra contra el covid, a pesar del sacrificado trabajo desarrollado durante un año y medio, este sector recibe su jornada luchando para que se los valide y respete. Los pacientes sí los celebran y les agradecen el haberles salvado la vida.

Comentarios