Edición Impresa

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 29/9/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Arropada por los cruceños, la marcha de los indígenas de pueblos originarios de Beni, Pando, Santa Cruz y Chuquisaca que demandan respeto a su tierra y territorio, su identidad, usos y costumbres tiene previsto llegar hoy a esta ciudad. Durante poco más de un mes, los marchistas caminaron desde Trinidad, capital beniana, soportando los rigores de una larga travesía. El jueves tienen previsto presentar una ‘agenda nacional’ a las principales autoridades del Gobierno, en presencia de representantes de organismos internacionales también invitados al acto. Es de esperar que la lucha y el sacrificio de los heroicos marchistas por sus derechos no sean desconocidos, una vez más, por la indiferencia y la soberbia gobernante. No están pidiendo nada que no les corresponda. Es tiempo de reconocerles lo que es suyo después de postergaciones, maltratos y compromisos incumplidos.

_Un ‘desagravio’ a la wiphala organizado por el masismo local se convirtió, tras tumultuosa movilización, en abierta provocación que afortunadamente no tuvo respuesta frente a la Gobernación de Santa Cruz. Nada fue improvisado. Algunos manifestantes escalaron por los muros para izar la bandera de coloridos cuadros y otros estrellaron huevos contra la fachada del edificio. Son hechos que califican como vandálicos y que las fuerzas policiales observaron a distancia sin intervenir. Poco después, en las redes sociales, se observaron imágenes del pago a los participantes de la protesta que el prebendalismo acostumbrado desvirtuó y ‘agravió’ torpemente.

Comentarios