Edición Impresa

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 12/11/2021 04:00

Escucha esta nota aquí

-“La Policía no debe responder nunca a un partido político ni a un grupo reducido de personas”. Lo dijo en su vuelta al ruedo el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo mientras, en pleno conflicto que tiene a los bolivianos en ascuas, se producía el cambio sorpresivo de casi todos los comandantes departamentales de la entidad verde olivo y, al mismo tiempo, el ascenso de unos generales de dudosa independencia partidaria.

-No obstante, Del Castillo instó a sus propios subordinados que “sean fieles guardianes de los intereses del pueblo y a cumplir las normas vigentes en el país”. Atribuyó los reemplazos dizque al malestar del presidente Arce por la violencia empleada por las fuerzas del orden contra los ciudadanos movilizados desde el lunes en protesta contra un ‘paquetazo’ de leyes, sin debate ni consenso en el Parlamento y cuyo contenido es considerado contrario a la CPE.

-El ministro del ‘magnicidio’, embuste del que no ha vuelto a decir nada, tampoco se refirió al uso irregular de vehículos incautados por Dircabi para transportar, en las mismísimas barbas de la Policía y de las suyas, a grupos de choque que agredieron a gente que protestaba en avenidas cruceñas. Ni por las moscas se le ha ocurrido a Del Castillo pedirle un informe al director de Dircabi sobre tropelía tan evidente, mientras avanzan las investigaciones (¡como las de Las Londras!) y, antes que nadie, es citado a declarar el concejal Manuel Saavedra que sentó la denuncia y entregó pruebas del caso a la Felcc. Típico episodio este de palomas tirando contra las escopetas…


Comentarios