Edición Impresa

Cara a cara

Monica Salvatierra 18/11/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Fueron 9 días de paro contra una ley que amenazaba con invadir todos los espacios del ciudadano. La sociedad civil volvió a dar una lección al poder para hacer respetar su libertad. Las rotondas se llenaron de ollas comunes y pititas, vecinos organizados y firmeza en la medida. Ha sido un logro de la población y no de la clase política. A esta última le han quedado lecciones por aprender.

_La oposición ha limitado su rol a ser contestataria al MAS. No se ha visto mayor iniciativa de su parte y hasta hubo una gran omisión: no alertar sobre la Ley de Estrategia Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas, que se aprobó en agosto de 2021. Si bien es cierto que los asambleístas de CC y de Creemos son minoría y no pueden vencer en el plenario a la mayoría absoluta del MAS y de los diputados que va sumando, no es menos real que deben aprender a hacer política y a diseñar estrategias para ser más útiles a quienes votaron por ellos.

_El oficialismo sufrió un revés que llegó desde la calle. Aprobó leyes duras y cuestionadas imponiendo el rodillo. Desde el Poder Ejecutivo tardaron en reconocer que al menos dos de esas normas afectaban al ciudadano y tarde se acordaron de decir que gobiernan escuchando al pueblo. El Movimiento Al Socialismo no atiende lo que no le conviene y va sumando temas pendientes de solución: desde la vulneración de las autonomías con una ley hasta la incursión de grupos irregulares tomando tierras. Al final tiene que retroceder y si sigue con la misma conducta seguirá recibiendo golpes. Le conviene escuchar de verdad y aprender que la democracia valida el disenso para poder ser.



Comentarios