Edición Impresa

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 21/11/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Iván Arias es una de las tres autoridades del eje central a las que, porque no son de sus alforjas, el masismo les hace la vida a cuadritos. Las otras dos son el alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa y el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. El burgomaestre paceño fue denunciado por haber utilizado un barbijo tricolor, como cientos de ciudadanos, durante la marcha de la Paceñidad el miércoles pasado. Los procesos penales en su contra suman más de una decena y está arraigado por otro caso. Bajo acoso político permanente, se entorpece la gestión que esas autoridades pudieran hacer por sus comunidades. Imposible alcanzar la tan mentada ‘reactivación económica’ y mejorar la calidad de vida de los bolivianos metiéndole palos a la rueda de la bicicleta.

_En medio de la peor crisis económica, los comercializadores de carne vacuna, alimento habitual en la mesa de los bolivianos, decidieron incrementar a libre albedrío entre Bs 1 y 3 el precio del kilo y no descartan un alza mayor. Señalan como culpables a los ganaderos por mantener un costo alto y al fracaso de un acuerdo suscrito con el Gobierno para mejorar los precios. No hay motivo alguno para que la carne cueste más, argumentan de su lado las principales organizaciones del sector como Congabol y Fegasacruz. El Gobierno rechaza el alza, exige a los carniceros a cumplir el acuerdo y conmina a los ganaderos para un abastecimiento a precio justo. Sin saber dónde está la verdad de la milanesa, los consumidores sienten, eso sí, agrandarse el agujero de sus bolsillos.

Comentarios