Edición Impresa

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 22/12/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_Dos mujeres, Amparo Carvajal y Jeanine Áñez, se suman a las víctimas del autoritarismo que pisotea, cada vez con fuerza mayor, la democracia, la libertad y los derechos humanos en Bolivia. A sus 82 años, Carvajal ha sido expulsada de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) de la que fue cofundadora en 1974, presidenta desde 2016 y a la que constantemente dedicó sus mejores energías en la lucha por los DDHH y la democracia con coraje, compromiso y convencimiento a toda prueba. Siguiendo como en otros casos la lógica de ‘dividir para reinar’, afines al masismo crearon una entidad apócrifa y paralela a la Apdhb, generando una fuerte corriente de rechazo por el atropello inaudito a una figura emblemática como la que encarna Amparo y a la institucionalidad de la Asamblea que ella preside.

_Jeanine Áñez, detenida preventivamente desde hace nueve meses, recibió por quinta vez consecutiva el rechazo de una acción de libertad interpuesta por su defensa y acumula nueve audiencias de apelación pendientes. Riesgo de fuga y obstrucción argumentaron sus implacables juzgadores para negar su demanda, ignorando a propósito que la expresidenta está arraigada y no puede salir del país. Además, el odio, el ensañamiento y la cobardía contra una mujer en estado de indefensión, dispuso que sea desalojada del ambiente que ocupaba en la penitenciaría de Miraflores para trasladarla a una celda común con riesgo para su vida. Estos hechos concuerdan con la consigna de mantenerla presa, negar todos sus derechos y exhibirla como trofeo político.

Comentarios