OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

23 de marzo de 2022, 4:00 AM
23 de marzo de 2022, 4:00 AM

La UV 14 se encuentra al sudeste de la ciudad y está conformada por más de medio centenar de barrios. Allí se encuentra el vertedero de San Miguel de los Junos, donde a diario se depositan toneladas de residuos sólidos para su entierro sanitario. La semana pasada, un grupo de vecinos tomó la decisión de bloquear ‘indefinidamente’ la carretera a Paurito que conduce al vertedero. Lo hizo demandando públicamente la destitución de la subalcaldesa del Distrito por no cumplir sus tareas con eficiencia.

Más de 24 horas que duró el bloqueo interrumpieron el avance a destino final de 450 camiones cargados con basura. Durante ese tiempo se dejó sin depositar más de 2.700 toneladas de desperdicios y colapsó virtualmente el aseo de la urbe cruceña, la más grande y poblada del país, que por la irracional y abusiva medida de protesta, estuvo más sucia y maloliente que de costumbre. Una medida por la que sus autores ¡piden garantías jurídicas para que no les inicien procesos penales! No sucede ni en Macondo…

Hasta ayer, un nuevo bloqueo del vertedero era latente. Uno de los dirigentes vecinales informó que el alcalde Jhonny Fernández no había atendido la exigencia de destituir a la subalcaldesa de la UV 14 que es de su línea política. Y pidió, toda una desfachatez, “un millón de disculpas” a los demás millones de vecinos de la ciudad porque estaría por cometerse nuevamente un gravísimo atentado contra la salud pública. Un atentado que estimula la impunidad apañada por autoridades incapaces e incompetentes en el cumplimiento de sus deberes específicos.

Tags