OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

4 de junio de 2022, 7:00 AM
4 de junio de 2022, 7:00 AM

El fútbol en picada. Amenazas, insultos, improperios y otros epítetos fueron gastando el clásico nacional entre académicos paceños y refineros. El entrenador y excrack Erwin 'Platiní' Sánchez, al subirse al bus de regreso dijo: "Esto es una vergüenza, siento vergüenza de ser boliviano". Es que después del partido y ante un débil control policial la gresca con empujones, botellazos e insultos y amenazas inundaron los camarines. Harto de las agresiones, el maltrato y de la falta de profesionalismo contra el plantel visitante, el DT expresó su bronca mezclada de impotencia. Platiní aclaró, en redes, sobre su polémica declaración: “La vergüenza a la que me refiero es a la cobarde operación y maniobra con la que se gestiona el fútbol. Me avergüenzo como boliviano, la realidad que atraviesa este deporte en nuestro país”. Últimos en todo, hasta en educación, el deporte pasión vuelve a demostrar su triste realidad. ¿nadie puede parar la pelota y alzar la mirada con la frente en alto para ver qué movimiento hacer en bien del fútbol boliviano?, ¿O seguiremos hecho pelota?

Y si de malos caminos hablamos, la justicia tropieza cada día con los malos administradores. La Comisión de Revisión de Casos de Violación y Feminicidios, informó ayer viernes que no pocos casos ya sentenciados habían sido ilegalmente liberados por malos operadores de la justicia. Informaron que se recapturaron 21 violadores y feminicidas, además de ordenarse la recaptura de medio centenar de otros delincuentes. Otro dato no menor es que se destituyó a 10 jueces y a 8 fiscales. El trabajo de la comisión deberá trabajar en sintonía con otras instituciones para acabar con el flagelo que crece y enluta a diario a la sociedad boliviana.

Tags