OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

3 de septiembre de 2022, 7:00 AM
3 de septiembre de 2022, 7:00 AM

-Bolsas de plástico, basura esparcida, barbijos, vallas vencidas y caídas, un tucán ornamental de dos metros en el suelo con la base derruida, basureros rotos, bancos sin patas, hormigueros abundantes y otras escenas de abandono se explayan en un parque único y versátil de esta Santa Cruz imparable. Justo allí al lado de la Quinta municipal, el parque Autonómico llora la ausencia de sus guardaparques que lo cuiden, de sus municipales que lo limpien, de sus visitantes que lo respeten. Este paraíso nos cobija del mundanal ruido y de los roncos motores tóxicos. La ciudad necesita de este paseo que deportistas, enamorados y familias los vivan desde las primeras luces del día, donde las aves, las ardillas y los perezosos comparten su mundo en libertad y autonomía.

-La palabra más sonante hoy en la República Argentina es repudio. El intento de -magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández, el jueves en la noche al llegar a su casa, es un hecho histórico y deleznable. La violencia política, que divide a los argentinos, ha extralimitado toda manifestación racional. No es de hoy el desencuentro y la polarización, pero esta crispación social se expresa y se fomenta desde las redes sociales, algunos medios de comunicación e instituciones en nombre de la democracia, así como se hacen las guerras en nombre de la paz. El odio que se fomenta como moneda corriente destruye sueños, expectativas y reconstrucciones. Este tipo de hechos peligrosos no ayudan a encontrar el camino hacia un país unido, pacífico y desarrollado. Los líderes mundiales y de Latinoamérica también han repudiado el hecho. Ojalá sea el último acto de violencia política para que, de una vez por todas, se entienda que un país se construye de otra manera.

Tags