OpiniónOPINIÓN

Cara a cara

29 de octubre de 2022, 7:40 AM
29 de octubre de 2022, 7:40 AM

Brasil va a las urnas de nuevo y esta vez se conocerá quién tomará el mando, al menos en los papeles, por los próximos 4 años. Luego de una lacerante pandemia donde el país vecino sufrió la escalofriante cifra de 680 mil muertos por coronavirus y con el hambre que golpea a 33 millones de personas, el país más grande del continente elegirá entre Jair Bolsonaro (67) o Lula Da Silva (76). En los debates y en la previa de esta nueva elección poco se ha discutido de un tema clave para Latinoamérica y el mundo: la deforestación de la Amazonía. Durante el gobierno de Bolsonaro aumentó un 75% respecto a la década anterior. No es poca cosa tomando en cuenta las consecuencias, tanto en la biodiversidad como en la calidad en la vida del hombre. Este domingo los brasileños tienen otra oportunidad para decidir entre figuras conocidas y repetidas.

El ser humano es el único animal capaz de tropezar con la misma piedra. No nos asombra porque son días, procesos y hasta las mismas cantaletas que se han escuchado en tiempos idos. Cambian las jergas y el argot, pero en el fondo se divisan similares rayos y centellas de una misma tormenta. La extrañeza incómoda de este ritual se refleja en la pobre fragilidad de quien, de nuevo, debe pagar la fiesta. El mantel ya no alcanza para un festín frizado de un óleo que ningún curador quiso colgar. Imágenes paganas de un tropiezo y van… Horas aciagas que dejan secuelas, porque quiérase o no, seguimos tropezando con la misma piedra.

Tags