Opinión

Cara a cara

.

3 de diciembre de 2022, 10:04 AM
3 de diciembre de 2022, 10:04 AM

Comienza el todo o nada en el Mundial de Qatar. Las llaves ya están conformadas y de los 8 partidos siguientes quedarán 8 carrera. Ayer se fueron 16 de los 32 participantes iniciales, pero hoy la moneda está en el aire y no hay errores que cometer, ni fallos arbitrales que propiciar, porque cuestan caros. Ahora sí comienza otro Mundial. Una competencia ahora con ausencias, grandes sorpresas y sin rivales débiles. La supremacía europea manda de nuevo en la cantidad de candidatos, mientras que Sudamérica, Asia y África queda con pocas opciones. Veremos si frotando lámparas, en la parte final, una misteriosa alfombra nos lleve a contar nuevas leyendas.

De traiciones, traidores y traicionados. Pareciera una palabra de moda, pero no es. Desde Judas hasta hoy pasaron cosas. Si se pierde en un juicio puede haber traidores y traicionados, si se traduce un libro a otro idioma también. Si una ley se consensua es susceptible de que ocurran ambas cosas. El traidor rompe con el juramento y elude el camino prometido y el traicionado queda al margen, opaco y deslucido con el despecho a cuestas mirando con desprecio el dolor que lo acicala. La palabra traición viene del latín ‘traditio’, entrega, transmisión, que también nos da tradición en el lenguaje culto. La entrega de algo o alguien al otro bando nos invoca traición. Sin matices, para algunos, no existen medios enemigos. Sin matices los colores se vuelven más primarios.

Tags