OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

25 de febrero de 2023, 7:00 AM
25 de febrero de 2023, 7:00 AM

El dengue no da tregua a Santa Cruz. No hubo previsión sistemática para lo que se venía y cuando el agua llega al cuello todo es improvisación y apuro. En dos días Epidemiología confirma que los casos han crecido de 6.200 a casi 6.900. También sube el número de fallecidos, que ya llega a 30 personas. La mayoría de las víctimas se registran en Santa Cruz y un alto porcentaje son niños. Es el segundo gran brote de dengue de los últimos 15 años, pero se pudo haber evitado o al menos contenido. Las promesas de que la salud es una prioridad quedaron en discursos. La lluvia, los malos hábitos de limpieza y la carencia de un plan efectivo e inteligente contra la larva del mosquito hicieron el resto. Se proyecta que el pico de contagios aún no ha llegado. Así estamos.


El pasado 15 de febrero 94 nicaragüenses opositores al Gobierno de Daniel Ortega (y su esposa Rosario María Murillo) fueron despojados por decreto de su nacionalidad. Un hecho insólito condenado por decenas de países. Varios gobiernos latinoamericanos no tardaron en ofrecerles la nacionalidad “perdida o despojada”. Algunos de ellos, rápidamente optaron por admitirla, como es el caso de la escritora Gioconda Belli, varias veces celebrada en las ferias del libro de Santa Cruz de la Sierra. Así como también del premio Cervantes Sergio Ramírez, otra ilustre personalidad que ha compartido conversatorios, conferencias y entrevistas en este medio de comunicación. También es menester mencionar a Carlos Fernando Chamorro, Sofía Montenegro, Azahalea Solís, Silvio Báez, Vilma Núñez, etc. Qué cosas tiene el poder que nos conduce a los suburbios más arteros de la maldad. Los despiertos perdieron una bandera y ganaron el mundo.

Tags