15 de julio de 2023, 7:00 AM
15 de julio de 2023, 7:00 AM

Bolivia no tiene flujos positivos de Inversión Extranjera Directa (IED) desde hace más de 10 años. La nacionalización de hidrocarburos y los arbitrajes internacionales provocaron un clima incierto para los inversionistas internacionales. Las cifras se evidencian al revisar el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Mientras en 2022, América del Sur recibió capitales extranjeros por $us 166.000 millones, el país registra menos $us 26 millones.

 ¿Por qué es importante la IED? Los capitales externos permiten desarrollar proyectos importantes en los países, sean en el sector público o en el privado. Se trata de un círculo virtuoso que abre empresas, genera más y nuevos empleos formales y con el ingreso al país de multinacionales también se incorpora tecnología y se elevan los estándares en varios ámbitos.

Sin embargo, Bolivia va a contracorriente de lo que sucede en el mundo y ahuyenta las inversiones, aunque las necesite con urgencia. En 2022 registró hubo desinversión de $us 307 millones en el sector hidrocarburos y $us 12 millones en manufacturas. Las empresas petroleras están abandonando concesiones para dejarlas en manos de YPFB,  como sucede con dos campos que operaba Repsol. Así, sale a la luz otra de las razones que explican muy bien la escasez de dólares en la economía y los apuros en los que el Gobierno se ha puesto solo por seguir con la visión de que el Estado puede manejar la economía sin necesidad de la empresa privada.

Tags