Opinión

...Cara a cara

El Deber 30/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

No hay semana que no exista un conflicto con Chile. Otra vez un bloqueo en la zona fronteriza del vecino país afecta a las exportaciones e importaciones bolivianas, con un importante daño económico. Los puertos chilenos son claves para la entrada y la salida de mercadería, por lo que cualquier traba causa un gran malestar y notables pérdidas. Con centenares de camiones varados en el lugar, el Gobierno movilizó ayuda en alimentos y agua e hizo un fuerte reclamo por el obstáculo al libre tránsito fronterizo. Más allá de la molestia coyuntural, se hace necesario considerar cuanto antes alternativas portuarias, que eviten depender casi exclusivamente del buen o mal humor chileno. Se sabe del acuerdo con Perú para acelerar el uso de Ilo, al margen de las desventajas operativas y de costos que aún existen. También se ha mencionado con insistencia la búsqueda de una salida por Puerto Busch, en tanto que en algún momento los uruguayos también ofrecieron una opción por su territorio. Son posibles soluciones de más largo plazo, pero alternativas, al fin.

Tras el último linchamiento en San Julián pasaron dos semanas y no se resolvió el problema de la ausencia de policías. Es cierto que conviene actuar con prudencia para no causar incendios innecesarios, pero no es nada aconsejable que pasen los días y el Estado no ofrezca la seguridad mínima a los pobladores después del repliegue. Resulta un mensaje que no refuerza el respeto a la institucionalidad.

Petrolero de Yacuiba viajó a Ecuador sin DT para disputar un compromiso internacional. La supuesta causa es que alguien extravió los documentos del entrenador. No se puede concebir tanta improvisación en nuestro fútbol.

Comentarios