23 de octubre de 2023, 12:46 PM
23 de octubre de 2023, 12:46 PM

“No te engañes si te sientes engañado”, dice un poema firmado con el seudónimo Goth. Y me trajo a la mente la suma de situaciones que vienen empaquetadas con un discurso que se sabe mentiroso, pero que se acepta y se normaliza. Hay muchos ejemplos en la vida cotidiana: se castiga a unos y se deja en la impunidad a otros, pese a que ambos cometieron la misma falta: los bloqueos en Santa Cruz. Los argumentos fluyen como agua de tormenta. En otros casos, no ha sido extraño escuchar a electores decir: “Roba, pero hace”, normalizando la corrupción o dando por sentado que es un mal necesario. Es casi habitual escuchar o decir que se está de acuerdo con algo, según las circunstancias y los intereses, dejando a un lado los principios.

 El poema sigue y dice: “No te excluyas, si te sientes excluido”. Estas líneas vienen a raíz de una conversación radial con el arquitecto Fernando Prado, que llamaba la atención sobre la apatía de los ciudadanos. Decía el entrevistado que quizás obedece a que se cansaron de pedir mejoras para la urbe sin encontrar un interlocutor válido. Pero quizás no saben que, cuando las estructuras institucionales están cerradas, solo es posible abrir puertas con la determinación de quien se juega por sí mismo, por los suyos y por el conjunto. Por eso, la tercera frase que me llegó de este poema dice: “El desenlace de la especulación es la verdad, el de la práctica es la acción. El valor acompaña a los seres nobles, porque no son válidos los náufragos de la desidia”.

Tags