Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
6 de octubre de 2017, 4:00 AM
6 de octubre de 2017, 4:00 AM

¿En qué habrá quedado la investigación que se comprometió en el Concejo Municipal de las actividades del asesor de una munícipe del MAS detenido en Brasil por denuncias de presunto narcotráfico? ¿En qué habrá quedado la situación del juez que liberó al delincuente brasileño que intentó atracar Eurochronos? ¿En qué habrá quedado la indemnización y la situación de los que hicieron que un ciudadano inocente quede preso en Palmasola por un delito que no cometió? Son algunas preguntas que se nos ocurren hacer cuando el paso del tiempo condena al olvido algunos escándalos mediáticos. Solo el seguimiento periodístico puede tal vez ayudar a que no queden a medias, lo mismo que juicios como los del caso taladros en YPFB o el de LaMia.

Una mujer dio a luz en una banca en Cochabamba. La joven madre acudió a una maternidad en la que había recibido antes controles pre natales. Sin embargo, cuando tocó el parto no la atendieron, por lo que buscó de emergencia otro centro de salud pero, penosamente, el alumbramiento ocurrió en un espacio de alto riesgo. Ahora buscan a los responsables de tanta insensibilidad y negligencia, que deben ser castigados con toda la dureza de la ley.

Hay buena madera en la literatura boliviana. Lo acaba de confirmar la selección de la escritora cruceña Liliana Colanzi como una de los cinco finalistas del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez. Es el mismo que ganó hace dos años la boliviana Magela Baudoin, lo que prestigia a nuestros autores, especialmente a una joven camada que, como Colanzi, brilla en el exterior.

Tags