27 de enero de 2024, 7:00 AM
27 de enero de 2024, 7:00 AM

En la ciudad de la furia nada cambiará. El tema de Soda Stéreo describe la noche de Buenos Aires en el resurgir de la vida cultural con el restablecimiento de la democracia. Al caer el sol, las vibrantes avenidas convivían con el silencioso peligro de la noche oscura. La furia, al parecer, se trasladó hasta Santa Cruz de la Sierra y se instaló en una ciudad que, todavía, no explota su urbanidad.


Una ciudad en pañales que no logra plasmar sus sueños en una planificación moderna, funcional y estéticamente agradable. Basta observar los desechos asentados en los canales de drenaje o la porquería acumulada en los mercados para sentir el hedor de los pañales desechados, la pestilencia de los desechos orgánicos o el desagradable panorama de un basural improvisado en medio de la urbe. La furia se hace más evidente cuando de tránsito de trata. La saturación de vías se agudiza con la casi nula educación vial de los conductores capaces de parquear en triple fila mientras disfrutan un reponedor café o comparten una fría bebida mientras sofocan el calor.


Una ciudad que clama por atención de las autoridades. Y mientras éstas afinan sus mesas de trabajo con la misión de proyectar un espacio urbano distinto, toca a los ciudadanos calmar la furia de Santa Cruz de la Sierra. A nosotros nos compete mantener la limpieza en las calles, resguardar los parques que cobijan a las familias en días de descanso, cuidar las aceras y transitar con el respeto debido a vehículos y peatones. De nosotros depende transformar esa ciudad de la furia en una ciudad de la convivencia.







Tags