23 de febrero de 2024, 7:57 AM
23 de febrero de 2024, 7:57 AM

__Entre el miércoles y jueves, durante 48 horas, médicos y trabajadores de salud llevaron adelante un paro nacional. Fue en rechazo al proyecto de ley de la ‘jubilación forzada’ a los 65 años de edad. El Gobierno salió al paso criticando una supuesta ‘desinformación’ porque, según sus portavoces, la jubilación de los médicos y demás personal del área no será ‘forzosa u obligatoria’. El conflicto desatado tuvo impacto directo, -como otras veces- contra miles de pacientes, aunque se mantuvo la atención en emergencias reforzadas. Por el paro, los ciudadanos más afectados fueron aquellos con cirugías programadas, pero voceros de la protesta aseguraron que esas operaciones serían practicadas.

__Repetidas veces, dirigentes del sector han enfatizado que la única forma de hacerse escuchar en sus demandas ante la probable sordera crónica gubernamental, es la suspensión de sus prestaciones dejando sin atención a centros de salud y hospitales públicos del país. Sin desconocer el legítimo derecho a la protesta de médicos y afines, es nomás una falta de consideración con quienes procuran aliviar sus achaques y se encuentran con las puertas cerradas de un nosocomio.

__Según el juramento hipocrático que prestan al concluir sus estudios, los médicos deben “velar con el máximo respeto por la vida humana desde su comienzo y en cumplimiento de los valores morales y éticos de la profesión”. Un paro médico atenta contra la salud de la gente. Debe encontrarse otro modo de protesta porque con la salud, el bien mayor de la gente, no se juega…

Tags