Opinión

...CARA A CARA

El Deber logo
22 de febrero de 2017, 4:00 AM
22 de febrero de 2017, 4:00 AM

_ El 21-F se convirtió en un día de furia, sobre todo en La Paz, por los enfrentamientos de la Policía con los cocaleros de Yungas. La COB también protagonizó en la sede de Gobierno una marcha en contra del Ejecutivo, mientras que en otros lugares del país hubo movilizaciones menos conflictivas. Se veía venir la tensión, sobre todo desde que los productores de la hoja llegaron a la urbe paceña y desde que la Central Obrera decidió quitar su apoyo estos días al oficialismo. A la crispación también aportaron declaraciones provocativas de algunos políticos, que debieron más bien poner paños fríos para evitar la virulencia social. Una vez más, algunos demuestran no estar a la altura de la responsabilidad de generar soluciones en vez de promover confrontación, angustia, confusión, desconcierto e incertidumbre entre bolivianos.    

_ Por un celular mataron a un joven cocinero cruceño. Los asaltantes lo golpearon y lo dejaron moribundo cuando le arrebataron el  dispositivo. Vale poco la vida, lamentablemente, en una sociedad descompuesta y atacada por la delincuencia. Se pierde a otro hombre honesto solo porque los malvivientes encuentran en el delito el camino para una vida loca y fácil. La ley debe caerles con toda su dureza si los detienen.    

_ Trump va con todo en su guerra contra los inmigrantes indocumentados, pese a los frenos de la institucionalidad estadounidense. En medio de esta ofensiva, el papa Francisco dijo que detrás del rechazo a la acogida de inmigrantes hay un egoísmo amplificado por demagogias populistas. El mundo da vueltas últimamente con estas visiones diferentes sobre un problema, cuando queda claro que muchos pasan de un país a otro no por capricho, sino por necesidad.

Tags