Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
19 de octubre de 2017, 4:00 AM
19 de octubre de 2017, 4:00 AM
Los choferes
de minibuses cometieron el abuso ayer de cerrar las vías de acceso a la capital cruceña, con todo el daño que eso provoca a la ciudadanía. Los transportistas de las rutas interprovinciales se resisten a cumplir la prohibición de no entrar a las paradas del segundo anillo. La acción de bloquear la ciudad ha sido brutal y no se debería dejar pasar, más allá de la tregua que acordaron con las autoridades, que tampoco asegura un final de este conflicto derivado de un necesario reordenamiento. Si no hay una protesta vecinal, al menos, pronto se repetirá el terrible dolor de cabeza.

 

Un incendio forestal
desnudó la precariedad del sistema disponible en poblaciones como Porongo para apagar las llamas. La falta de equipamiento es un problema común en municipios intermedios o comunidades pequeñas, aunque no distantes de la capital. Demoraron más de un día en apagar el fuego, que se originó por una quema. Además de la necesidad de contar con bomberos en todas sus localidades, Santa Cruz necesita mano firme para frenar los chaqueos que siguen.

 

China se ha propuesto
ser en 2050 la primera potencia mundial y va por ese camino. Tiene 115 empresas entre las primeras 500 mayores del mundo y el crecimiento anual de su PIB supera el 7%. En este momento el Partido Comunista sesiona en su Congreso, que decide el rumbo de esta gigante nación. Lo que defina es de mucho interés para el presente y futuro de Bolivia, por su creciente influencia. Solo con Santa Cruz el comercio chino ya supera los $us 800 millones.
Tags