Opinión

...CARA A CARA

El Deber logo
9 de marzo de 2017, 4:00 AM
9 de marzo de 2017, 4:00 AM

_ Evo Morales volvió de Cuba y lo primero que hizo fue promulgar la nueva Ley de la Coca, que entierra la famosa 1.008, en lo que respecta al cultivo. Desde ayer está permitida la producción de 22.000 hectáreas, es decir 10.000 más que las  que legalizó la anterior norma. Quiere decir que habrá más coca y una de las justificaciones del Gobierno para el incremento es que en los últimos años aumentó el consumo legal. Es evidente que la hoja sola no es cocaína. También es indiscutible que una parte de la producción se destina a la droga que tanto daña la salud y la convivencia humana. Por eso inquieta el anuncio del aumento de la superficie cultivada, sin tener la certeza con datos objetivos y confiables de cuánto subió la demanda legal y cuánto va a la industrialización. En Chapare hay satisfacción por la nueva ley y se estudia dónde se expandirán los cultivos. En Yungas hay división. Otros sectores y actores temen, con argumentos respetables, que el narcotráfico se beneficie. Una vez promulgada la ley, queda esperar que el destino exclusivo del cultivo sea la industrialización y al acullico, pero no la actividad ilegal. 

_ Como era previsible, algunos sectores gremiales se resisten al ordenamiento de mercados.  En el fondo, se resisten a buscar el bien común, aferrándose a sus intereses. La Alcaldía busca el bien común al intentar el reordenamiento. Por lo tanto, hay que apoyarla en la difícil cruzada. 

_ Guabirá vive la alegría de ser el líder liguero, pero el drama es no tener ingresos suficientes para solventar al equipo. El presidente del club carga con la mayor parte del sacrificio económico. Se espera un auxilio de poderosas empresas, instituciones y sectores del norte cruceño, más ahora que las cosas marchan bien.  
 

Tags