Opinión

...Cara a cara

El Deber logo
31 de julio de 2017, 6:38 AM
31 de julio de 2017, 6:38 AM

Santa Cruz no necesita en este momento ni tren urbano ni metro. Es una de las conclusiones relevantes del estudio más serio que se hizo sobre la situación del tráfico en la capital cruceña, bajo el sello de garantía de Jica, la cooperación japonesa. Las soluciones que se plantean para modernizar el transporte público son más baratas que la del anunciado tranvía, que cuesta entre $us 750 millones y $us 1.100 millones. En realidad, por $us 120 millones se pueden implementar otras soluciones más baratas, efectivas y rápidas, hasta 2020. Por lo tanto, moderemos nuestro entusiasmo de tener un subte o un tren que cruce la ciudad, como hay en otras urbes del mundo, y gastemos en lo que necesitamos realmente gastar. Es bueno destacar que la Gobernación, la Alcaldía y el Gobierno han coincidido en reconocer que el plan de Jica muestra el camino correcto y que se pueden aunar esfuerzos de financiamiento para modernizar el transporte. 

La retardación de justicia nos angustia. Ha resultado particularmente conmovedor el caso de Zvonko Matkovic Ribera, que lleva más de siete años preso y sin contar con la mínima certidumbre sobre cuándo escuchará su sentencia. Aumenta su calvario la constante negativa de los tribunales a que se defienda fuera de la cárcel, lo que golpea muy duro a su entorno familiar. El aguante de Matkovic estremece y la actuación judicial acrecienta el enfado de muchos. 

La caída de algunos árboles por los fuertes vientos evidenció la urgencia de proteger los que hay y ejecutar un plan de arborización para la sobrevivencia de una ciudad verde.

Tags