Opinión

... cara a cara

El Deber logo
5 de abril de 2017, 4:00 AM
5 de abril de 2017, 4:00 AM

_Hace un tiempo los cruceños quedamos ilusionados con los anuncios de dos millonarias megaobras. La construcción de Viru Viru Hub, que le daría a nuestro aeropuerto un estatus diferente en el mundo, y un tren urbano que le daría más pinta de ciudad moderna a nuestra capital, nos alegraron mucho. Un año después de una fallida adjudicación, la terminal aérea sigue como siempre y el Gobierno no consigue aún el aval del Eximbank para una nueva licitación. Con el tren tampoco hay novedades, lo que parece acercarnos a otra desilusión como la que hemos vivido con la explotación del gigante Mutún y su tímido y accidentado despegue. Para no sentir más frustraciones habrá que tomar desde ahora con pinzas los avisos que se encajan sobre todo en momentos electorales. Así los políticos no juegan más con nuestra inocencia. 

_Por un meme hay dos jóvenes presos y por un post de Facebook alguien no fue admitido en un importante cargo cultural. Así de complicado está el uso de las redes sociales, por lo que es aconsejable evaluar cada letra y cada foto que publicamos para no recibir alguna represalia. Es cierto que hay muchos excesos y que el uso irresponsable del WhatsApp, el Facebook o el Twitter es tan dañino como el ejercicio del poder para castigar mensajes. Es cierto que nadie tiene derecho a calumniar o a ofender a alguien desde un celular o una computadora. Sin embargo, terminar en la cárcel por un meme nos coloca casi al borde del delirio, pues pronto será necesario construir muchas celdas para encerrar memes.  

_Deja mala impresión la actuación del representante boliviano en la OEA como también dejan mucho que desear los gobiernos que presionaron la sesión sobre Venezuela. 

Tags