El Deber logo
31 de agosto de 2017, 4:00 AM
31 de agosto de 2017, 4:00 AM

Como señal inequívoca de que la justicia está en su peor momento, ayer se supo que un capo del narcotráfico salió de la cárcel con aval judicial, a pesar de ser reincidente. El hecho vuelve a provocar una mirada de censura a jueces y fiscales. Mientras tanto, en la Asamblea Legislativa comenzó la selección de candidatos a magistrados. Es otra etapa del proceso que supuestamente filtra a los aspirantes para dejar a los mejores en carrera. Fueron evaluados, pero en Diputados se ha dicho que la idoneidad no se refleja precisamente en el puntaje obtenido. Es decir, parece volver la subjetividad a la selección y con ella la susceptibilidad sobre si los candidatos serán los mejores.

Un informe del BID muestra que, a pesar de que los gobiernos de América Latina y el Caribe destinan similar porcentaje de su presupuesto a la educación que países con mayor desarrollo, “los estudiantes poseen más de un año de retraso respecto de lo esperable para el nivel de desarrollo económico de la región”. Según el documento, se podrá tener más éxito en la medida que mejore la calidad de interacción entre la casa y la escuela, la permanencia en el colegio y la posibilidad de aplicar el aprendizaje en la práctica. Una tarea fundamental para un país como el nuestro, donde cuesta tanto evaluar cómo anda la educación. 

Se repite la dolorosa experiencia de un incendio en un mercado. La mala conexión eléctrica, sumada al desorden en el espacio propiciaron la expansión del fuego y la pérdida de bienes en el Plan 3.000. Ojalá ahora sí aprendamos y mejoremos las condiciones.

Tags