Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
26 de octubre de 2017, 4:00 AM
26 de octubre de 2017, 4:00 AM

Más allá de la necesaria  “purga” y golpe de timón que encara el Gobierno en el Banco Unión por el “megadesfalco” del año, el remezón debería servir también para aclarar todas las dudas surgidas y corregir los errores. Por ejemplo, es inevitable obtener respuestas a estas preguntas: ¿Cómo se contrató hace 10 años a la gerente general relevada el lunes? ¿Prevaleció esencialmente la meritocracia, la experiencia y la trayectoria profesional? ¿Reunía las capacidades que exige el perfil gerencial de un banco? ¿Cómo se contrató a los demás gerentes y a los jefes de áreas? ¿Cuál el rol del directorio en la conducción y operación del banco? A partir del golpe de timón, ¿cómo se seleccionará y elegirá a los ejecutivos de esta entidad de intermediación financiera mayoritariamente estatal? Esperamos respuestas. 

Aunque no sea favorable el fallo del Tribunal Constitucional para que el presidente postule a la reelección, el MAS insistirá por otras vías. Así lo dejaron claro el propio canciller y otros dirigentes de organizaciones vinculadas al Gobierno. Las cartas están echadas y desde hoy se anuncian movilizaciones callejeras para conseguir el objetivo. Ya nos imaginamos cómo encaran los magistrados salientes el aumento de las presiones. Una papa realmente caliente. 

Enladrillar los huecos de los canales para impedir que allí vivan las personas drogodependientes es una medida que muestra la angustia de los vecinos por la falta de acciones, pero no resuelve el problema de fondo. Las autoridades locales deben actuar con medidas enfocadas en la reinserción social de la gente que sobrevive en las calles. 

Tags