Opinión

... cara a cara

El Deber 10/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

_Como cada 10 de mayo, los periodistas celebramos hoy nuestro día con viejos y nuevos retos. Nunca antes como ahora resulta apasionante ejercer una actividad profesional en transformación constante, sobre todo por las innovaciones y cambios frenéticos en el ámbito tecnológico, que nos obligan como nunca a conocerlos, entenderlos y adaptarnos a ellos para encarar el futuro. Por esos nuevos desafíos el oficio en estos tiempos es muy cautivante, pero también enfrenta una etapa diferente y marcada por un alto grado de incertidumbre. Más allá de las tensiones con los poderes, que no deberían alarmarnos porque son la esencia del oficio, tenemos que reconocer el cambio de realidad que le da a los ciudadanos, más para bien que para mal, el poder de convertirse en productores y usuarios de noticias.

El periodista perdió el monopolio de generar y difundir información y las nuevas tecnologías han empoderado a la gente que accede a ellas con solo tener un celular conectado a internet. Por lo tanto, es imprescindible aceptar y no negar la nueva realidad. Además, es vital que en la generación de noticias lo hagamos en forma colaborativa con el ciudadano. No obstante, lo que nunca cambiará es la esencia de un oficio que nos exige la búsqueda incansable de la veracidad de las versiones y de los datos que la gente necesita para tomar buenas decisiones.  

_El Gobierno sorprendió ayer con el anuncio de un fondo de $us 146,4 millones para la generación de empleos, lo que es visto por algunos dirigentes empresariales como un paliativo. La medida es contracíclica, considerando que estamos en un momento de desaceleración económica que se refleja en una ligera alza del índice de desocupación. Conviene, sin embargo, analizar medidas más estructurales para generar empleos sostenibles y duraderos en el tiempo.  

Comentarios