El Deber logo
12 de febrero de 2017, 4:00 AM
12 de febrero de 2017, 4:00 AM

_ La defensa de los derechos políticos y civiles de la ciudadanía corre riesgo luego de que organizaciones afines al masismo avasallaran y pretendan apoderarse de la sede de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) en la ciudad de La Paz, exigiendo la renuncia de su presidenta Amparo Carvajal, una reconocida luchadora por la democracia y los DDHH en el país. Exdefensores del pueblo, escritores e intelectuales atribuyeron el hecho a un intento del Gobierno de ‘doblegar’ a la Asamblea y de acallar su voz. El preocupante suceso contradice a un régimen que, a los cuatro vientos, suele proclamarse como defensor de los derechos humanos.

_ Por definición, fiscalizar es el acto de examinar una actividad determinada para comprobar si cumple con las normativas vigentes. En el ámbito municipal cruceño se han agitado las aguas por el regreso ruidoso de un exalcalde de gestiones cuestionadas y que ahora busca erigirse en adalid de la lucha contra la corrupción. No es necesario tanto cotorreo, menos alardear, para cumplir un deber de autoridad. La fiscalización de la gestión y de los recursos públicos en el municipio más grande y poderoso del país debe ejecutarse como una acción seria, responsable y sin doblez.

_ Considerada como escuela refinada del delito, la penitenciaría de Palmasola sirve como base de operaciones de bandas delincuenciales avezadas que incluyen a... policías como los que estaban encargados de ‘custodiar’ a un recluso que debía recibir atención médica y que, una vez fuera de la cárcel, cometía sus fechorías utilizando las armas de fuego que le entregaban los propios custodios. Un caso como para el registro del Aunque Ud. no lo crea, de Ripley, y que se añade a otros para hacer polvo el escaso crédito  de la institución encargada de velar por la seguridad ciudadana en el país y cuya reforma estructural sigue haciéndose esperar. ¿Para cuándo los cambios reales en la Policía?

Tags