Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
2 de agosto de 2017, 4:00 AM
2 de agosto de 2017, 4:00 AM

Duró menos de un mes el arresto domiciliario del líder opositor venezolano Leopoldo López. Ayer en la madrugada fue sacado de su casa por el Servicio Bolivariano de Inteligencia, cuyos agentes también intervinieron el hogar del exalcalde de Caracas, Julio Ledezma, otro opositor detenido en 2015. El argumento judicial para el traslado de ambos a una cárcel militar es que planeaban fugarse. Los dos habían vuelto a sus casas por motivo de salud, según el régimen de Maduro. El nuevo encarcelamiento expone el nerviosismo del chavismo que se siente más inseguro por la crisis política y económica que se agrava, por la creciente resistencia interna y por el repudio de otros gobiernos. La nueva acción disparó el reclamo de organismos internacionales que hasta ahora no son escuchados por Maduro.  

Comenzó el mes de la patria, que lamentablemente cada año está marcado fuertemente por el aumento de las quemas y el riesgo de incendios. Precisamente ayer hubo llamas al borde de la pista de Viru Viru y una humareda que obligó a paralizar despegues de aviones. No bastan las notificaciones a los que queman sin medir estos riesgos. Habrá que aplicarles sanciones mucho más duras para que se contengan. 

A propósito de medioambiente, la organización ecologista WWF ha advertido que hoy la población mundial habrá consumido más recursos naturales de los que la Tierra puede regenerar en todo el año. O sea, nuestra voracidad hace que estemos ya “sobregirados”, con todo el peligro que implica consumir más de lo que se produce. 

Tags