Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
20 de septiembre de 2017, 4:00 AM
20 de septiembre de 2017, 4:00 AM

Justo cuando se recordaban los 32 años de uno de los peores sismos de la historia de México y cuando, incluso, la población realizaba un simulacro de prevención, otro fortísimo terremoto volvió ayer a causar pánico y destrucción en el DF y en otras zonas de ese hermano país. No salían aún los mexicanos del trauma de hace 10 días en Oaxaca y vuelven a soportar otro violento temblor. Como bolivianos, queda ofrecer nuestra solidaridad y ayuda a una nación que aguanta de pie el azote de la naturaleza.

Comenzó la carrera hacia la repostulación de Evo Morales en 2019. No es una sorpresa, ya que horas después que perdió el referéndum del 21-F el presidente habló de un “segundo tiempo”. La búsqueda de un nuevo mandato hasta 2025 ya fue decidida hace tiempo por un partido que, desde que asumió el poder, también se propuso no soltarlo por varios años. Morales podría dejar la presidencia en 2020, convirtiéndose en el mandatario con más tiempo en Palacio de toda la historia de Bolivia, apostar por un sucesor en su ausencia y volver a intentar repetir después de 2025, lo que sería el camino más constitucional. Así lo creen algunos de los que antes fueron sus seguidores y que ahora resisten otra reelección consecutiva. Sin embargo, la corriente mayoritaria del MAS no quiere correr riesgos con otro candidato que no sea Morales e insistirá por cuatro vías mantenerlo como postulante presidencial. Ya se acaba de oficializar una de ellas, por supuesto que con protestas que cuestionan la intención prorroguista que desconoce el resultado del referéndum de 2016. 

Tags