Pedro Rivero Jordán DIRECTOR general

El Deber logo
13 de agosto de 2017, 7:50 AM
13 de agosto de 2017, 7:50 AM

Hoy se cumple un mes del atraco frustrado a la joyería Eurochronos y que causó conmoción y zozobra en el mismísimo corazón de Santa Cruz de la Sierra. Ahora se espera que el resultado de las pesquisas sobre el luctuoso hecho sea completamente esclarecedor. Aquel jueves negro, en medio de una feroz balacera, cinco personas perdieron la vida, entre ellas Ana Lorena Tórrez, una joven y destacada profesional cruceña utilizada como rehén por los delincuentes, que luego fueron abatidos por la Policía en un operativo que desató fuertes cuestionamientos que aún se mantienen. En tanto, a los cruceños nos cuesta conciliar el sueño en una urbe donde más del 50% de sus habitantes teme ser víctima de un delito en cualquier momento y donde es asunto no resuelto y de muy larga data la inseguridad ciudadana. Falta mucho para tener una ciudad más segura desde aquel estremecedor y trágico 13 de julio.

Como las motos, no tiene retro la decisión oficial de seguir avanzando sobre el Tipnis, a pesar de las acciones impulsadas por opositores y disidentes, entre vigilias, huelgas y marchas de rechazo, firma de libros y demandas de inconstitucionalidad contra la nueva ley que el propio jefe de Estado se encargará de promulgar hoy en Trinidad, donde se anticipa un jolgorio masivo. Todo parece haber quedado oleado y sacramentado luego de levantarse, en un dos por tres, la intangibilidad del parque nacional cuya propiedad incluso se atribuyen unos ‘colonizadores’. Se habla de un debate para modificar el trazo de la cuestionada carretera, aunque como ha ocurrido con los puentes y otras obras que desde hace rato se ejecutan en la zona, el ‘se le mete nomás’ puede ignorar olímpicamente los criterios técnicos necesarios para evitar que el desastre sea total en el bosque protegido.

Tags