Opinión

... cara a cara

El Deber logo
11 de octubre de 2017, 4:00 AM
11 de octubre de 2017, 4:00 AM
Lejos de restablecer
la certidumbre, la élite política española ha aumentado la confusión en ese país y en Europa por la oficialización de la independencia de Cataluña. En una intervención ambivalente, Puigdemont sumó caos al oficializar la separación catalana y al suspenderla para negociar. Los independentistas se han metido en un callejón que parece sin salida, en medio de un manejo timorato y a destiempo de la grave crisis por parte de Mariano Rajoy. La falta de sensatez de los líderes españoles aleja una solución que debió siempre contemplar una negociación. Puigdemont avanzó demasiado y le será cada vez más difícil retroceder. Los que gobiernan España fueron también incapaces de realizar concesiones legítimas a Cataluña, siendo ahora más difícil que lo hagan cuando las papas queman demasiado.

 
Se multiplicarán h
oy las felicitaciones y los homenajes a las mujeres bolivianas por su día. Si las numerosas congratulaciones y promesas de reivindicación de los derechos de las damas tuvieran la misma proporción que las decisiones a favor de ellas, seguro que tendríamos una Bolivia mejor. Pasemos de la letra muerta a las acciones, sobre todo en la erradicación de la violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres.

 

El FMI
pronostica un crecimiento del PIB boliviano este año en un 4,2% y el próximo en un 4%. Si ello ocurre, tanto en 2017 como en 2018 no se pagará el doble aguinaldo, lo que aliviará a las empresas. No obstante, tendremos tres años de menor crecimiento que los anteriores, lo que confirma un bajón que se podría revertir con inversiones, mayor productividad, diversificación de las exportaciones y empleos.
Tags