Opinión

...Cara a cara

El Deber logo
28 de agosto de 2017, 4:30 AM
28 de agosto de 2017, 4:30 AM

Que el presidente use vuelos comerciales, que reduzca su despliegue de seguridad personal y que se cierren las empresas estatales que no son rentables fue el planteamiento que hizo el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores, Wilfredo Rojo. El anunciado “ajuste de clavijas” debe comenzar con algunos lujitos que se ven y con ajustes en todos los gastos del Estado. Solo así se podrá exigir austeridad a todos y será posible demandar otros sacrificios a los empresarios y sectores productivos. Cuando la carga se distribuye entre todos y no solo la llevan algunos, hay mayor sensación de justicia o de una equidad necesaria en el país. 

Evo Morales invitó a los expresidentes que llama ‘neoliberales’ a recorrer por tierra y agua el Tipnis para conocer la realidad de las comunidades indígenas. De inmediato Jorge Quiroga y Carlos D. Mesa aceptaron visitar la zona, para lo que esperan contar con las condiciones logísticas. Poco o nada cambiará esta iniciativa la realidad del área protegida y la de quienes viven en ella. Termina siendo una convocatoria distractiva y una oportunidad para el show mediático. 

“Los extranjeros que vienen a Bolivia a hacer política no deberían tener pisada”, dijo el gobernador beniano, Álex Ferrier, en alusión a Leonardo Tamburini, uno de los asesores de las organizaciones indígenas que rechazaron la carretera por el Tipnis. Una pena este mensaje con carga xenofóbica que daña a un profesional respetable que reivindicó permanentemente la protección del parque y los derechos indígenas.  

Tags