El Deber logo
26 de enero de 2019, 4:00 AM
26 de enero de 2019, 4:00 AM

El presidente Evo Morales pone su mirada en Santa Cruz. Estrenó su nuevo año de gestión con una gira por territorio cruceño, en la que tuvo encuentros con empresarios y políticos. De hecho, pidió a los privados –a los que ahora considera parte del ‘pueblo’- que lo asesoren para atraer inversión extranjera a Bolivia. También se reunió con el alcalde Percy Fernández y ratificó su pleno apoyo del Gobierno a las grandes obras municipales. Morales estuvo en Porongo y con los jóvenes empresarios. Está claro que no pierde el tiempo y menos en una región que es clave en el panorama electoral. Faltan poco más de ocho meses para los comicios generales y el oficialismo se esmerará más que nunca en articular acciones conjuntas con sectores y políticos en aras de consolidar su poder. Esperemos que estas acciones respondan a políticas de Estado que permitan consolidar el desarrollo integral del país, más que fortalecer un proyecto político.

Bolivia abre el telón de la Copa. Un inicio desafiante se plantea para la selección boliviana en la Copa América, porque Bolivia tendrá que enfrentar a Brasil, cinco veces campeón del mundo. Será un encuentro difícil. De hecho, la selección brasileña figura en el puesto tres en el ranking de la FIFA, mientras que Bolivia está en el puesto 59. El nuevo DT de la verde y su equipo tendrán que esforzarse por superar las limitaciones y dar esperanzas a los bolivianos.

Ya era hora de cerrar las granjas clandestinas. El sector avícola estima que existen cerca de 300 centros ilegales de producción de pollos que afectan a los productores que cumplen con las normas, provocando una baja de precios a niveles ínfimos al punto de desalentar la producción legal, además de atentar contra la salud de los consumidores y la salubridad de los trabajadores que son contratados para esta actividad ilegal. Está más que demostrado que todo lo ilegal no hace más que perjudicar.

Tags