Opinión

... Cara a cara

El Deber logo
15 de septiembre de 2017, 4:00 AM
15 de septiembre de 2017, 4:00 AM

Una vez más, Bolivia quedó instalada en la “lista negra” de los países descertificados por EEUU. Otro año consecutivo de examen reprobado en la lucha antidroga, según los parámetros de la Casa Blanca. Una noticia así en otros tiempos causaba un sismo político interno, debido a la influencia que tenía aquí el Gobierno del norte. Durante la gestión de Evo Morales, la Casa Blanca perdió peso en la vida política nacional y un informe como el de ayer ha entrado casi a la rutina, con algunas expresiones de rechazo de las autoridades oficialistas. En realidad, el tema ha servido cada año para alimentar la invariable retórica antiestadounidende del presidente Morales. En términos concretos, el mayor impacto de la descertificación recae en la imagen externa de Bolivia, ya que siempre es malo estar entre las 22 naciones señaladas por la primera potencia mundial como las que menos colaboran en la complicada lucha contra los traficantes de cocaína.

El embargo de inmuebles por deudas impositivas municipales es una medida extrema pero necesaria. En ninguna nación seria se tolera a los evasores. Tenemos obligaciones tributarias y las debemos cumplir cuando vivimos en comunidad. Por lo tanto, los deudores deben pagar y las acciones coercitivas están respaldadas por ley, ya que buscan el bien común.

La maravillosa idea del estudiante Rodolfo Barriga de instalar un minilibrero en la plaza principal merece un fuerte aplauso. ¡Que viva la lectura! ¡Arriba los libros!

Tags